El inglés sigue siendo el idioma “universal”, ese que nos sirve cuando estamos de viaje, frente al ordenador o al televisor, ese que nos ayuda a progresar en nuestro trabajo y el que escuchamos en nuestra película favorita. Si te has planteado estudiar la lengua de Shakespeare, quizás te convenga recurrir a la ayuda profesional que pueden brindarte las academias de inglés.

Netflix

¿Qué ventajas tienen las academias? Pues para empezar, el acceso a profesores nativos, o bilingües, que además de dominar el idioma “desde la cuna”, se han formado como profesores de inglés y por ende, están cualificados para enseñar. Que no es lo mismo hablar un idioma que saber enseñarlo.

Además, en la academia te tomarán un examen de nivel, lo que les permitirá saber exactamente cuál es mejor curso para ti y recomendarte el grupo más adecuado, sin que pierdas tiempo repitiendo conceptos que en realidad ya sabes, y sin saltarte aquellos niveles que quizás creías dominar, pero en realidad no.

Y no hay que olvidar que para la vida laboral y profesional, es fundamental el poder añadir una certificación de inglés al currículum vitae. Aprender en una academia permite seguir cursos que están diseñados no sólo para aprender inglés, sino para que los exámenes sean un éxito. 

Otra ventaja importante es el asesoramiento para los exámenes a ordenador de Cambridge. Sí, la tecnología llega a todas partes, incluso a los exámenes de inglés. Es que desde ya algunos años, se puede realizar casi cualquier examen de Cambridge English a ordenador, con todas las ventajas que eso conlleva. Los profesores entrenados pueden ayudar a sortear las diferentes preguntas, con una preparación y ejercicios adecuados para este examen que en realidad no es nada más que un examen normal que utiliza un ordenador en vez de lápiz y papel.

Luego, de acuerdo a tu nivel, podrás acceder a distintos exámenes contando con ayuda para, por ejemplo, el examen oral del Cambridge English: Advanced (CAE), es decir, el Speaking del C1 de Cambridge English. Una academia de inglés suele especializarse en la preparación de éste y de otros exámenes del estilo.

Y lo más importante: no estarás solo, porque las academias son un excelente lugar para socializar y hacerte de amigos.

Ahora bien, si lo tuyo es llegar a casa de la universidad o del trabajo y mirar tranquilo una serie, recuerda que también puedes aprender inglés con Netflix.