El informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestra los indicadores demográficos básicos correspondientes a 2017 en España. Se constata por primera vez, un saldo vegetativo negativo en 11 comunidades autónomas durante el 2017, es decir, más defunciones que nacimientos con unas cifras de natalidad excesivamente bajas.

En el año 2017, España registró el menor número de nacimientos desde 1996. La cifra apenas llegó a 391.930, lo que sitúa la tasa de natalidad en 8.4 nacimientos por cada 1000 habitantes. Comparándolo con el 2008, año donde se presentó la mayor cantidad de nacimientos, la tasa bajó a 24,6%.

Por el contrario, en cuanto a la evolución de las muertes, el número aumentó en todas las comunidades, excepto en el Principado de Asturias (-0,4%). La tasa de fallecimientos promedio nacional aumentó en un 3,2% en comparación con el 2016, lo que significa que el año pasado el país perdió en población, 423.643 personas. La cifra más alta reflejada en los últimos 41 años.

En cuanto a la tasa promedio de mortalidad bruta nacional, esta se colocó en 9.1 muertes por cada 100 habitantes, y con respeto a la mortalidad infantil se situó en un promedio de 2.75 por cada mil nacidos vivos.

España registró más fallecimientos que nacimientos en 2017

Las comunidades con los saldos vegetativos más negativos fueron Galicia (-13.522), Castilla y León (-13.446) y Principado de Asturias (-7.140). Por otro lado, los que registraron los mayores equilibrios vegetativos fueron Comunidad de Madrid (13.433), Región de Murcia (3.617) y Andalucía (3.337).

También hay una reducción en el número de hijos por mujer, desde el 2009 hasta el 2017, con un promedio de 1,31, y la edad para tenerlos aumentó a 32 años.

Cabe señalar, que de los 391.930 hijos nacidos durante 2017 en España, 75.564 nacimientos corresponden a madres extranjeras.

La expectativa de vida desde el nacimiento en 2017 se conservó en un promedio nacional de 83,1 años, cuyo valor es igual al del año anterior. Al clasificarlo por sexo, la población masculina llegó a 80,4 años y la femenina hasta los 85,7 años.

Los valores más altos se observaron en la Comunidad de Madrid, con 84,5 años, así como en la Comunidad Foral de Navarra y Castilla y León, con 83,8 años en ambos. Mientras que los valores más bajos se dieron en las ciudades autónomas de Ceuta  con 79,4 años  y Melilla con 80,4.

Con respecto a la cantidad de matrimonios, 171.454 parejas contrajeron nupcias durante el 2017, lo cual se redujo en un 2,2% con respecto al año anterior. La tasa bruta de matrimonio es de 3.6 matrimonios por cada 1000 habitantes. La edad media para el matrimonio es de 37.8 años para los hombres y 35 años para las mujeres.