Cursar estudios superiores de negocio es una de las mejores formas de mejorar las aptitudes de los trabajadores y, por tanto, mejorar la competitividad empresarial

Las empresas conviven en un entorno competitivo y global. Un contexto económico en el que cada día surgen nuevas empresas con el objetivo de ofrecer sus productos y servicios, intentando posicionarse y superar a las empresas que tienen a sus espaldas una trayectoria empresarial consolidada. Ante esta competitividad, que ha superado la escala nacional para ser internacional, cada vez es más necesaria la formación de alta calidad de los empleados por medio de la asistencia a Escuelas de Negocio.

Y es que las escuelas de negocio se han convertido en el aliado perfecto para las empresas hoy en día. La formación que ofrecen permite a los trabajadores adaptar sus conocimientos al contexto actual, mejorar su trabajo y garantizar el crecimiento sostenible de la compañía en un mercado cada vez más competitivo. Contar con profesionales capaces de tomar buenas decisiones y preparados para adaptarse a las nuevas tendencias de la economía es clave para garantizar la supervivencia y crecimiento de una compañía.

Debido a ello, cada vez son más las empresas que acuden a las escuelas de negocio para formar a sus empleados, considerando a estas instituciones como socios estratégicos en sus planes de expansión y crecimiento. Como muestra un dato: las escuelas de negocio registraron a finales de 2017 un volumen de negocio de 175 millones de euros, lo que supuso el 9,5% de la formación solicitada por parte de las empresas y experimentando un crecimiento del 6,1%, según el último informe elaborado por el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA.

Con esta finalidad de ayudar a las empresas y formar a los trabajadores para garantizar el crecimiento de las mismas, la Escuela de Negocios en Madrid ofrece un programa formativo a todas las empresas de la Comunidad que quieran formar a sus empleados a través de la participación en su MBA Executive, una iniciativa con la que los asistentes aprenden a dirigir y liderar equipos, mejorar su capacidad estratégica y dominar los recursos necesarios para impulsar la internacionalización de una compañía.

Unos requisitos hoy en día esenciales en cualquier tipo de empresa que quiera competir en igualdad de condiciones y con unas mayores probabilidades de éxito en un entorno cada vez más competitivo. Además, y este es otro de los puntos fuertes de su formación, destaca el networking que tiene lugar durante la celebración de este curso, lo que permite generar y crear alianzas estratégicas para mejorar el desarrollo personal, profesional y empresarial de cualquiera de los asistentes.

Entre los beneficios que aportan las Escuelas de Negocios a las Empresas destacan:

  1. Formación especializada y práctica. Los cursos de las Escuelas de Negocio destacan por ser especializados y ser eminentemente prácticos. El hecho de que los profesores son profesionales de primer nivel, de reconocimiento internacional, hace que los alumnos puedan contar con información detallada del sector y de las materias que más interesa a los estudiantes. Y todo de una forma actualizada, ya que los profesores, al igual que los alumnos, también se enfrentan a los retos de la economía mundial al tener que tomar decisiones en sus respectiva empresas.
  2. Trato personalizado y networking. El trato personalizado de las Escuelas de Negocio es otro de los puntos clave, ya que los estudiantes gozan de un acceso directo y presencial con sus profesores, disponiendo de tutorías y diferentes canales de comunicación para resolver sus dudas de forma directa. A ello, además, se suma el networking generado durante el curso, lo que permite establecer y crear una red de contactos de valor que pueden ayudar en el futuro.
  3. Mayor cualificación y capacidad de adaptación. Cursar un programa en una Escuela de Negocios mejora la cualificación de los alumnos y trabajadores, aumentando sus conocimientos y facilitando la capacidad de adaptarse al mercado, conociendo diferentes modelos de negocios y pudiendo estudiar si es conveniente o no implementar uno nuevo en la compañía o adaptarlo.
  4. Mayor rango salarial. Los trabajadores que cuentan con una formación de Máster en una Escuela de Negocios tienen un mayor salario que el resto de los empleados, lo que supone un gran atractivo para cualquier interesado en mejorar profesional.