A mediados de los años noventa, un investigador privado se involucra en un caso de complejas aristas. Durante la investigación, y tras entrevistarse con diferentes personas implicadas en los hechos acaecidos en torno a su desaparición, descubre las diferentes caras del fascismo, tanto de índole militar como social. Un recorrido que le hace enfrentarse también con sus orígenes y el recuerdo de su padre, un soldado alemán que combatió contra su país durante la Segunda Guerra Mundial.

Helmud Krauss es un investigador privado en un país aleatorio del sur de América latina en el año 1996. Recibe la visita de una señora, Noemí Zanjahonda, que le pide investigar la desaparición de su hija Marcela en 1977, cuando esta tenía 25 años, en plena dictadura militar. Helmud al principio es reacio a investigar algo de esa época porque, pese a la democracia actual, lo cierto es que todo lo referente a esa época es tabú y no se han rendido cuentas.

“—Está bien, señora… Noemí. Veremos qué puedo hacer. Perdón, ¿ha hecho antes alguna otra gestión por encontrar a su hija?

—No, es la primera vez que indago así, digamos, oficialmente. —Elevando la voz, agregó—: Solo le pido dos cosas: celeridad y mucha discreción. Nada de prensa, usted me entiende.

Sus ojos se encontraron nuevamente. Era una mujer increíblemente hermosa, pero no podía disimular en su rostro un velo de extraña tristeza.

—Es una pregunta muy dura, pero se la tengo que hacer. ¿Cree que se encuentre viva?

—Sé que está viva. —respondió con firmeza la mujer.

Recordaría tiempo después la convicción de esas palabras.” (Fragmento de La dama vestía de azul, La Equilibrista, 2020)

Para la investigación tiene como inestimable colaboradora a su entrañable madre, una anciana que fue, en su época, todo un referente en las Jefaturas judiciales y policiales, de modo que tiene innumerables contactos y amistades por todas partes.

Noemí lo insta a hablar con su abogado para cualquier cuestión, porque ella tiene que volver a España, donde vive ahora, y no tendrán más contacto que el abogado. Helmud descubre en su investigación, gracias a la madre, que dicha empresa, dedicada la medicina, fue intervenida y acusada de ser una tapadera de conductas subversivas de izquierda. Y tiene acceso a una hoja de detención en la que aparecen los nombres de las personas que trabajaban allí, salvo el de Marcela y el de otra persona.

“—¡Hola! ¿Helmud? ¿Cómo te va? —Era la voz de Hilda del otro lado de la línea.

—¿No vas a venir por la oficina?

—No lo creo, me siento mal, me duele mucho la cadera. Los años no pasan en vano y el tiempo no ayuda…, ¿sabés cuánto hay de humedad?

—No, no lo sé… —Helmud fue directamente al grano. Las disquisiciones de Hilda sobre el estado del tiempo podían demorarlo un buen rato—. Mirá, surgió un trabajo muy especial. En principio tenés que buscar toda la documentación que haya sobre una persona nacida en el país que se llama Noemí López y usa el apellido del marido español, Zanjahonda. La mujer, de edad incierta, ronda la década los cincuenta. Necesito además la información nacional de 1977. Importa todo: hechos políticos, sociales, policiales, comunicados, detenciones, en fin, todo lo sucedido en el país en esa época.

—Helmud, esos años no me gustan nada. ¿De qué se trata?

—Por teléfono no puedo explicarte. Luego paso por tu casa y conversamos detenidamente. Ahora tengo que ver a otra persona.

—Bueno, te espero. Cuídate, hijo.” (Fragmento de La dama vestía de azul, La Equilibrista, 2020)

Arturo Castellá Lorenzo nació en Rocha (Uruguay) en 1949, es periodista y artista plástico y, como tantos jóvenes de su generación, fue preso político entre 1972 y 1981. Es autor de numerosos relatos y novelas, algunos de los cuales han merecido galardones de ámbito internacional, y ha realizado varias exposiciones de su obra pictórica en lugares como el Museo de la Memoria de Montevideo, la Galería Lua, el Mume o el Taller Bolinche.

https://www.laequilibrista.es/producto/la-dama-vestia-de-azul-de-arturo-castella/