Se ha hecho público el caso de un individuo que se ha convertido en el padre biológico de 102 niños por donaciones de semen en Holanda.

Esto ha sido todo un escándalo debido a que se puso en evidencia que no existe un control adecuado, ni comunicación entre las clínicas de fertilidad en Holanda, lo que ha permitido que el donante haya hecho donaciones de semen sin control en distintas clínicas, con el resultado de 102 hijos.

Es por ello que las clínicas de fertilidad se han unido para exigir al Ministerio de Sanidad un registro nacional de donantes.

La carencia de ésta importante herramienta donde se agrupen los datos de todo donante en Holanda, hace imposible confirmar si un individuo ha donado en otras clínicas y la cantidad de veces que lo ha hecho, lo cual es lamentable de acuerdo a la afirmación del doctor Jesper Smeenk, miembro de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología “NVOG”.

banco semen

A la exigencia  de las clínicas de fertilidad también se unió la NVOG, mediante reunión que sostuvieron con las autoridades del Ministerio de Sanidad y donde manifestaron la imperiosa necesidad de contar con un registro único de donantes de semen que esté a disposición de todos los centros de fertilidad.

Por su parte, las autoridades se han comprometido a evaluar la situación a fin de encontrar la manera de evitar donaciones masivas de esperma.

Actualmente, la privacidad del donante le impide a los centros de fertilidad solicitar información a sus homólogas sobre sus donantes y esto ha sido hábilmente aprovechado por algunos hombres que se dedican a donar semen en varias clínicas y en tantas oportunidades como pueden.

El caso del donante que resultó tener 102 hijos, fue descubierto debido a que varias madres percibieron el gran parecido entre sus hijos y ante el hecho manifestaron por escrito al Ministerio de Sanidad su inquietud.

Las autoridades sanitarias realizaron una investigación sin precedentes mediante la cual quedó en evidencia que un individuo, del que aún no se revela su identidad, realizó varias donaciones en un total de 11 clínicas las cuales resultaron en fertilizaciones positivas en 102 casos.

La motivación de índole económico por parte del donante quedó descartada dado que lo que reciben por cada donación son 50 euros por concepto de gastos de transporte. También se conoció que el hombre ofrecía su semen por internet en el extranjero bajo la figura de “compañero en tratamientos de inseminación”. Por su parte, el donante afirmo que no era su intención tener tantos hijos, sino que su intención es hacer feliz a la gente.

Más de cien donaciones que superan las 25 por individuo que fueron establecidas en la ley que regula la inseminación artificial del año 1992.