Un equipo de rescate minero procedente de Asturias será trasladado a Málaga por órdenes del Ministerio de Defensa y a través de su ministra Margarita Robles quien contactó y pidió colaboración al presidente de Hunosa Gregorio Rabanal, para hacer los últimos tramos de la galería horizontal de forma manual y poder llegar a la altura de la cavidad donde se presume está Julen, el niño de 2 años de edad y quien cayó el pasado domingo por un agujero en un paraje de Totalán.

El grupo está conformado por ocho personas entre brigadistas e ingenieros pertenecientes a la Brigada Central de Salvamento Minero de Hunosa. Son rescatistas especializados en zonas mineras y serán trasladados a la zona del Cerro de la Corona, para intervenir en las tareas de localización y rescate del chico.

A primera hora del martes 15 de enero el equipo comenzó los preparativos para excavar el pozo horizontal situándose a 80 metros de profundidad.

Aún se evalúan las opciones planteadas por los geólogos. La Brigada Central de Salvamento Minero se unió a las empresas que trabajan sin descanso para encontrar al menor; destaca SPT (Stockholm Precision Tools), la misma firma que en 2010 luchó para rescatar a los 33 mineros chilenos.

Alfonso Gómez de Celis delegado del Gobierno en Andalucía, afirmó ante los medios de comunicación que SPT con un geolocalizador tratará de hallar a Julen. En un plazo de 24 a 48 acometerán los dos túneles con el fin de que por alguno de los dos se tenga éxito.

Por su parte, la Guardia Civil no da plazo para ejecutar los trabajos, pues depende de factores mecánicos y geográficos; además de las condiciones del terreno que exigen actuar sobre el propio carril de acceso donde se produjo el hecho.

El portavoz de la ministro insistió que se cuenta con los expertos en soldadura, geología e ingeniería y de todos lo que ofrecieron sus servicios para las labores de salvamento del niño.

María Gámez subdelegada del Gobierno en Málaga, declaró desde el lugar que una comisión de expertos ingenieros fue convocada para analizar la situación y decidieron excavar la galería como alternativa más rápida, viable y segura. Se abrirá igualmente un túnel lateral u horizontal e introducirá una cámara que ayude a visualizar la zona y llegar a donde se cree está el pequeño.

Técnicamente las tareas son complejas, por las dimensiones del pozo (25 centímetros de diámetro) y la orografía del terreno. Por ahora las labores de extracción continúan. Antes de elegir la mejor solución, se tiene que garantizar la seguridad del niño; el tiempo de rescate y la orografía, que obligó la utilización de una máquina retroexcavadora para habilitar el carril hasta el Cerro de la Corona.