Somos conscientes de que este titular puede sonar algo radical. Sin embargo, estas son las sensaciones que transmiten a día de hoy los miembros de la Generalitat de Catalunya. Y es que, el señor Puigdemont ya ha instado a todos Ejecutivo a que se dé un plazo de dos meses para llegar a un acuerdo con el Ejecutivo de Mariano Rajoy en lo relativo a la desconexión de Cataluña con el Estado español.

Por todo ello, con Neus Munté a la cabeza, se empezarán a entablar una serie de conversaciones con el partido que ahora mismo está en el poder en España, las cuales, ya nos han anunciado desde el Partido Popular, que no llegarán a buen puerto ya que su posición no solamente es firme sino que además es la posición que desee a la inmensa mayoría de los españoles a día de hoy.

Aceleración tras el fiasco internacional

Estas negociaciones que se quieren llevar a cabo con el Partido Popular, son el fruto de los desencuentros que el Gobierno de Cataluña ha tenido en las últimas semanas con algunos de los principales países de Europa en el continente americano. Y es que a pesar de que Puigdemont y Artur Mas pensaban que el asunto catalán iba a tener cierta repercusión a nivel internacional, no solo no ha sido así sino que al mismo tiempo se han encontrado con el rechazo de Estados Unidos, Holanda, Alemania y Francia.

Sin embargo aquí no terminan los tropiezos del Ejecutivo catalán. Y es que al fresco internacional, también hay que sumarle el fiasco que supone la interpretación de los datos de los últimos estudios sociologicos, los cuales, apuntan a que cada día son más los catalanes favorables a la independencia los que creen que la única manera de conseguirla es llegando a un pacto con el Estado español.