Si las relaciones entre los miembros de Unidos Podemos y el Partido Popular de Madrid eran tensas, ahora lo van a ser mucho más como consecuencia del penúltimo enfrentamiento que se ha podido ver en el parlamento de la capital de España.

El ambiente ya estaba algo tenso con motivo de la moción de censura que el partido de Pablo Iglesias ha puesto al Partido Popular de Mariano Rajoy. Un ambiente que se ha enrarecido aún más cuando desde las filas conservadoras se ha acusado al partido de izquierdas de la ciudad de Madrid de utiliza fondos públicos para darle propaganda a esta moción de censura.

Una comparecencia que logró burlar a la corrupción

Se puede decir sin temor a errar que la estrategia del Partido Popular salió bastante bien. De lo que se trata era de no hablar nada de todo lo que rodea a la corrupción del propio partido y pasar de puntillas al mismo tiempo de todo lo que tiene que ver con Cristina Cifuentes y sus supuestos tratos de favor.

A partir de aquí, la segunda parte era atacar a Unidos Podemos con el objetivo de ir minando la confianza de sus miembros y de hacerles quedar como los verdaderos culpables de todo este asunto. Pues bien, se puede decir que la misión se ha completado con bastante éxito si acudimos a las reacciones que se han visto en la asamblea madrileña.

Hasta tal punto ha tenido éxito que como puedes ver en estos momentos, todo esto ha tenido su reflejo en los medios de comunicación como este. Una manera directa de ir ganando un poco de tiempo mientras que se diseña una estrategia que consiga limpiar un poco la imagen de la señora Cifuentes que en muchos círculos ha pasado de defender la ley a ser parte activa de la corrupción