Fueron 45 trabajadores en total, con algún grado de discapacidad principalmente psíquica los que han sido despedidos de su empleo en varios centros de mayores ubicados en la ciudad de Madrid.

Los despidos se han llevado adelante a raíz de que la empresa que los contrató, Integra, perdió su postulación para renovar la contratación con el Ayuntamiento de Madrid, dejando a estos trabajadores discapacitados sin empleo.

El contrato de gestión de Integra culminó el 31 de agosto y la empresa a la que se adjudicó el nuevo contrato fue Valoriza, en lugar de sub rogar a los antiguos empleados decidió aplicar un convenio distinto, dejando a estos fuera; según lo explica Pino Patón de la UGT de Atención a la Discapacidad.

Como antesala a las acciones que llevarán adelante el grupo de afectados, dentro de poco se realizará una asamblea mediante la cual deberán acordar unánimemente las medidas a tomar y fijar un calendario de actividades a tal efecto, razón por la que el sindicato no ha adelantado ninguna información al respecto.

trabajadores discapacitados despedidos fugazmente

En paralelo, la UGT ya se adelantó en solicitar una reunión con el Gobierno Municipal de Madrid, también anunció el comienzo de una serie de movilizaciones hacia los centros afectados y el Ayuntamiento mientras no descartan elevar el caso a los Tribunales.

La aparente falta de comunicación y gestión oportuna de Integra, puede ser la responsable de esta penosa situación para los trabajadores con discapacidad que han terminado siendo despedidos, ya que no fue previsiva con los trámites necesarios para que como empresa saliente estaba en el deber de hacer como dar a la empresa entrante información sobre los convenios vigentes y sobre la solicitud de subrogación; esto de acuerdo a afirmaciones del sindicato.

Aunque también cabe la posibilidad de que la presencia de dos convenios distintos entre una empresa y la otra pudo llevar a la decisión de no subrogar a los trabajadores antiguos. Mientras una aplica el de oficinas y despachos, la otra aplica el de XIV convenio de centros y servicios de atención a personas con discapacidad, afirmó Patón de la UGT.

Criticó que las empresas que acuden a concurso público no estén obligadas a incluir la subrogación mediante el pliego de condiciones  ya que no es el Ayuntamiento el indicado para hacerlo.

Integra tampoco guió de forma correcta a sus empleados en el proceso, por el contrario se limitó a ofrecerles un documento donde aseguraban que si era rechazada la subrogación, les serían pagadas todas las nóminas pendientes a manera de finiquito, sin embargo hasta ahora la empresa no ha dado noticias a los trabajadores.

UGT también ha manifestado que en estos centros de mayores bajo la gestión de Integra, se hicieron muchas horas extras no remuneradas y los trabajadores no contaron con la debida autorización que se requiere en un centro especial de empleo.