La compañía Irubus, perteneciente al grupo ALSA y que es la encargada de conectar a la capital con la Sierra Oeste, ha denunciado que los piquetes y otros actos vandálicos han provocado un retraso de sus servicios, mientras tanto, el comité de la empresa ha negado tales aseveraciones.

Uno de los portavoces de la compañía ha indicado que este retraso en las expediciones ha afectado al menos a unos 15 mil usuarios diariamente y a las 26 líneas que abarcan estos municipios. Además, la empresa ha dicho que estos actos de vandalismo son injustificables e irresponsables por lo que merecen una condena.

Este tipo de vandalismo ha llevado a que la vida de los viajeros y los empleados se vea comprometida y además, está provocando la inutilización de algunos vehículos, por lo que la prestación de servicios ha visto una desmejora. Uno de estos casos que han salido a la luz pública es el que se ha dado a primera horas de la mañana en la estación San Lorenzo del Escorial, donde al menos 30 personas tiraron huevos a las lunas de los vehículos y esto ha provocado retrasos de unos 20 y 60 minutos en promedio.

La empresa ha condenado “los irresponsables e injustificables actos de vandalismo y rotura de lunas que se han producido desde que se inició el conflicto

El portavoz de la compañía ha ratificado que 15000 viajeros de la Sierra se han visto afectados desde el comienzo de la huelga y esta es la tercera en al menos 18 meses. Los motivos de esta convocatoria son netamente económicos y no tienen ningún tipo de relación con el incumplimiento del convenio.

En otro orden de ideas, el comité de la empresa ha manifestado que ha hecho un seguimiento a todos sus trabajadores y empleados y ellos han realizado los servicios mínimos, a la vez que se han mantenido al margen de la protesta. También esta fuente señala que se han cumplido los servicios mínimos, salvo en aquellos vehículos que presentaban algún desperfecto y esto ha provocado los retrasos habituales de unos 10 o 12 minutos, pero aparte de esta situación no hay ningún otro incidente en particular.

Los trabajadores se han reunido a partir de las 5:30 de la mañana en las estaciones de autobuses de San Lorenzo de El Escorial y al menos 70 empleados de la compañía se han reunido alrededor de una pancarta que tiene como lema “FALSA, el infierno”. El motivo de esta protesta, de acuerdo al sindicato, se debe al incumplimiento del tiempo de descanso de los trabajadores.

El comité de la empresa insiste en que está huelga se debe a los reiterados incumplimientos del descanso entre servicios que deben tener todos los conductores de cualquier empresa de transporte. La huelga se desarrollará los lunes y martes de los meses de octubre, noviembre y diciembre.