Del 17 hasta el 19 de Marzo, los militantes del PP podrán elegir a quien será el jefe de partido en Madrid. Cristina Cifuentes se disputa la presidencia con, por ahora el único contendor, Luis Asúa, actual presidente del distrito de Chamberí.

El proyecto de Cifuentes busca mejorar la imagen que tiene el PP ante los habitantes de Madrid, a pesar de las diferencias entre el gobierno y el partido.

La presidenta de la Comunidad madrileña asegura no sentir preocupación por el posible ataque mediático que podría recibir al querer optar por otro puesto. Hasta el 13 de febrero presidió la Comisión Gestora del PP en Madrid. Defiende que el congreso nacional del Partido Popular se rehusó a aprobar la enmienda que evitaba ocupar más de un cargo.

La controversia entre Cifuentes y su antecesora en la Presidencia del partido, Esperanza Aguirre, no se hizo esperar. Esta última, renunció a su cargo por presuntos casos de corrupción, pero Cifuentes señaló que Aguirre habría desertado, aunque luego se retractó ante los medios de comunicación.

Por su parte, el concejal íñigo Henríquez de Luna, criticó la rapidez con la que se realizarán estas elecciones, opina que favorecen a Cifuentes debido a la popularidad de su mandato.

Entre logros y críticas

Uno de los logros de Cristina Cifuentes ha sido la puesta en práctica del Código Ético, que pretende no dar cabida a la corrupción dentro del PP. Su administración y Grupo Popular de la Asamblea de Madrid, deben practicar este código obligatoriamente.

Además, el rediseño de las políticas dentro del PP consiguió la importante consecución de 1.773 nuevos militantes registrados que ahora suman 94.500, cinco sedes en pueblos de Madrid y más de 250.000 votos en las pasadas elecciones.

Ante las presunciones de Henríquez de Luna, Cristina afirma que no existe ninguna ventaja en su candidatura y que la inmediatez de los comicios no ha impedido que cualquiera que quiera postularse lo haga; el registro de candidaturas cierra el 22 de febrero.