Cuando Cristina Cifuentes comenzó su mandato al frente de la Comunidad de Madrid, nadie pensaba que sus primeros años iban a dar tanto de sí. Y es que si bien es cierto que comenzó su andadura de una manera un tanto atropellada debido a la aparición de los partidos emergentes, no es menos cierto que logró sellar una alianza firme con Ciudadanos y ganarse el respeto de otro partido tan importante como el PSOE.

Se presentaba como una presidenta que no solo no era tan radical como otros miembros del Partido Popular sino que al mismo tiempo, de un tiempo a esta parte, estaba destapando algunos casos de corrupción muy importantes. ¿Qué más se podía pedir? ¿Qué se podía torcer? Pues sí. Solo la corrupción podía hacer mella en su imagen. Una lacra que le ha salpicado y la ha puesto entre la espada y la pared.

Piden que declare en la comisión de investigación

El paso de los casos de corrupción ha hecho que la oposición en pleno apruebe una comisión de investigación que tendrá lugar el próximo 2 de junio. Una comisión que a pesar de que tenía que directamente con el Partido Popular, se presentaba muy tranquila para Cristina Cifuentes ya que no hacía otra cosa que reforzarla como persona que lucha contra ella.

Sin embargo, el hecho de haber concedido de una manera poco clara la cafetería de la Asamblea de Madrid a Villar Mir, ha hecho que ahora la oposición quiera que también ella declare. Eso sí, la presidenta de la capital de España se niega ya que asegura que el documento que ha visto la luz carece de toda calidez legal y por lo tanto no tiene que enfrentarse al escrutinio del resto de partidos que a día de hoy conforman el parlamento madrileño. ¿Cuál será la actitud de sus rivales políticos? ¿Cuál será la decisión final de Cristina Cifuentes?