Los pensionistas mantienen sus protestas, mientras el gobierno español no ofrece soluciones de un aumento acorde a la evolución de la economía. Un 46% de los pensionistas cobran menos de lo que corresponde al salario mínimo interprofesional, es decir, menos de 735,90 euros.

Miles de personas han vuelto a salir a las calles de Bilbao, Vitoria y San Sebastián, convocados por el movimiento conocido como Marea Pensionista, para reclamar unas pensiones dignas. En las pancartas pedían la dimisión de Rajoy y coreaban consignas en contra del PNV y PP. Consideran que la moción de censura del PSOE, tras la sentencia del caso Gurtel, podría ser una oportunidad y piden al PNV que la apoye.

Las manifestaciones más multitudinarias han sido las de Bilbao, Madrid y Barcelona. Pero lo que más llama la atención de esta convocatoria de la Marea Pensionista, es que han sido capaces de convocar miles de personas en capitales de provincia, con menos tradición de reivindicaciones populares en la calle.

El 17 de marzo en Bilbao, salieron a la calle 115.000 personas, según fuentes municipales y una vez más, ha sido la ciudad que mejor ha representado la marea pensionista.

Continúan las movilizaciones de pensionistas en el país vasco

El sábado 26, se concentraron en Bilbao 14 mil ciudadanos según el Ayuntamiento y más de 50 mil según los convocantes. En Vitoria 4 mil y en San Sebastián unas 30 mil según organizadores. Este lunes volvieron a protestar por la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, donde se incrementan en un 1,6% las pensiones para el 2018 y 2019,  se difiere hasta el 2023, la aplicación del «factor de sostenibilidad«, que se tenía prevista para 2019 y aumentar la base reguladora de las pensiones de viudez. Sin embargo, la preocupación sigue siendo qué pasará después del 2019. Las protestas de la Marea es continúa y se irán intensificando, hasta que logren el resultado de sus reclamos.

Como punto principal se pide el blindaje de las pensiones en la Constitución Española, a esto se añaden otros puntos que resumía Juan García, portavoz de la Marea Pensionista, el Comité Unitario de Jubilados y Pensionados de las Tierras del Ebro, como son una pensión mínima de 1.080 euros y aumentos acordes al ritmo del IPC anual.

Este lunes en Vitoria y San Sebastián, tres centenares de personas se reunieron en la Plaza de España y en una asamblea en los jardines de Alberdi Eder, respectivamente. Reclamaban en euskera y en español Pentsionistak aurrera»o pensionistas adelante, “con menos de 1.080 no me sale la cuenta» “Esta batalla la vamos a ganar» y “Gazteoz zurekin” o los jóvenes con vosotros.

Los actos de protestas culminaron con la lectura de un comunicado, señalando las importantes peticiones que el gobierno, tiene que aceptar.