Cuando se trata del cuidado de nuestros dientes, surgen frecuentemente dos preguntas que tienen que ver principalmente con la estética (aunque no sólo): una de ellas es cómo tener los dientes más blancos y la otra, cómo solucionar el problema de los dientes torcidos.

Con respecto al primer punto, el blanqueamiento dental, es aquél que se realiza cuando tenemos que eliminar manchas en nuestros dientes, que no marcan otra cosa que el paso normal: lo que comemos y bebemos (azúcares, café) y también el tabaco. Lo ideal es mantener una higiene bucal correcta pero aún así, con el paso del tiempo, el color de los dientes cambiará inexorablemente.

Blanqueamiento Dental

¿En qué consiste el blanqueamiento dental? Es un proceso que puede realizarse tanto en una clínica dental como en casa. Si lo hacemos en casa, siempre bajo la supervisión de un profesional, lo haremos mediante el uso de unas férulas, por supuesto personalizadas, al que hay que agregarle un gel que es el material blanqueador. Luego colocamos esas férulas en la boca durante un periodo de tiempo determinado, las quitamos, las limpiamos y guardamos hasta el día siguiente o cuando debamos repetir el tratamiento.

Si decidimos hacerlo en una clínica dental, como por ejemplo la Clinica Croquer, el proceso es distinto porque se lleva a cabo con luz, y tiene una duración de una o dos sesiones por periodos de no más de 40 minutos.

Uno de los sistemas más requerido es el combinado, que consigue mejores resultados al agrupar ambas técnicas. Es importante saber que son procesos completamente indoloros, pero en algunas personas puede surgir algún tipo de sensibilidad dental que, de todos modos,  es totalmente transitoria.

En cualquier caso, siempre es recomendable consultar con un profesional que en base al estado de nuestros dientes nos recomendará la mejor solución.

Si estás pensando en realizar un blanqueamiento dental, te dejamos aquí algunos consejos útiles para que tengas en cuenta antes de comenzar con el tratamiento:

  • Antes de empezar cualquier tratamiento estético hay que procurar que la salud de nuestra boca sea la correcta; el blanqueamiento debe realizarse siempre en una boca sana;
  • Es aconsejable evitar alimentos o bebidas que contengan cantidad de pigmentos o ácidos;
  • Es posible sentir cierta sensibilidad tras haber realizado el tratamiento, pero es pasajera;
  • No es cierto que este tipo de tratamientos dañe el esmalte dental, lo importante es hacerlo bajo la supervisión de un profesional

Ahora pasemos al tema de los dientes torcidos: para ello, el remedio es la ortodoncia. ¿En qué consiste? La ortodoncia es la encargada de corregir todos aquellos defectos que tengan que ver con la posición de los dientes. La ortodoncia es sumamente eficaz para la solución de los problemas estéticos, pero no sólo; también los de salud, ya que favorece la disminución de las las caries y la sobrecarga en los músculos que están involucrados en la mordida.

¿Cuáles son los casos en los que es necesaria la ortodoncia? Será el dentista, tras un exámen clínico y varias pruebas de diagnóstico, quien nos aconseje el tipo de ortodoncia necesaria, que estará relacionada directamente con el tipo de problemas que presente nuestra boca: podemos tener apiñamiento o espaciamiento de los dientes, la mordida cruzada o la mordida abierta, además de otros muchos tipos de malformaciones de la dentadura. En todos estos casos, la ortodoncia es sin duda la solución.

Es importante destacar que la ortodoncia está indicada tanto para niños como para adultos, y el desarrollo de las tecnologías permite en la actualidad elegir entre varias técnicas, en función de la necesidad del paciente y del tipo de problema que presente su boca. Para todos los casos se utilizarán aparatos de distintos materiales, ya sea fijos o removibles. Estos aparatos ejercen una suave presión, constante, tanto sobre los dientes como sobre los huesos maxilares y mandibulares. Esta presión es la que irá modificando la posición de las piezas dentales, entrenando y reprogramando además los músculos que están implicados en la mordida.

¿Cuanto tiempo hay que llevar los aparatos? Dependerá de la problemática que presente el paciente, pero el tiempo promedio de un tratamiento tipo varía de 24 a 48 meses. Hay que recordar que cada paciente es único, cada boca presenta sus particularidades y, por ende, cada tratamiento deberá adaptarse en función de esas características únicas. Esto hace que el tiempo del tratamiento sea variable, ya que hay personas que quizás no necesiten usar los aparatos más de un año.

En cualquier caso, la ortodoncia es una solución eficaz e indolora, si bien es cierto que pueden surgir ligeras molestias dentales, en particular después de cada visita al ortodoncista. Estas molestias desaparecerán en cualquier caso a los pocos días.