El cuidado de la imagen personal es algo que siempre ha preocupado a las personas, más concretamente a las mujeres, esto no es de extrañar ya que las mujeres desde tiempos ancestrales se han servido de trucos para mantenerse radiantes y lucir de esta forma su mejor versión.

Como es de esperar, la cosmética ha ido evolucionando con el tiempo al igual que la tecnología, por lo que hoy en día todos los productos han sufrido cambios para mejor en cuanto a su composición, aún así cabe mencionar que debido a la gran demanda y a la falta de información que hay en cuanto a los componentes de los productos faciales, las empresas encargadas de fabricar dichos productos no juegan del todo limpio a la hora de fabricarlos, por lo que es más común de lo deseado encontrar en productos faciales compuestos que no son en absoluto compatibles con la piel del rostro así como otros tantos que acaban derivando en reacciones alérgicas y complicaciones peores. Por este motivo, en la actualidad está creciendo día a día la concienciación en las mujeres sobre los productos que se aplican en el rostro, apostando cada vez más en productos naturales que estén libres de determinados compuestos dañinos para la piel.

Encontrar una tienda que cuente con productos naturales es una tarea algo difícil a no ser que tu residencia se encuentre en una gran ciudad donde seguro hay tiendas que dispongan de estos productos, una solución para poder tener todos los productos naturales que necesites es buscar en tiendas online, para poder encontrarlas sólo tendrás que teclear en tu buscador preestablecido las palabras “cosmetica natural online” y verás la  gran cantidad de opciones que saldrán en tu buscador, por lo que vivir en un lugar más aislado del núcleo urbano no supondrá un impedimento para que consigas tus productos naturales.

El proceso de cambiar la rutina facial que se tiene por una más natural que incorpore productos adecuados conlleva la búsqueda de más información que si se tratará de productos tradicionales, para ello basta con buscar en determinados medios que tratamientos o productos son los más adecuados para una rutina facial natural, además siempre puedes acudir a un dermatólogo que te aconseje al respecto, pero para facilitar un poco la búsqueda a continuación se mencionan dos productos que son naturales y podrás incorporar de inmediato a tu rutina facial sin preocuparte en absoluto:

  • Aceites esenciales. Los aceites esenciales son muy famosos por sus múltiples cualidades, entre ellas la más importante es su composición la cual es 100%natural, estos aceites se obtienen directamente de la planta en cuestión y por ello tienen las propiedades que la misma planta cuenta. Existen muchos tipos de aceites esenciales los cuales pueden servir para pieles secas y pieles grasas como sería el caso del aceite del árbol de té, tan famoso hoy en día. Los aceites sirven para nutrir el rostro, por lo que se pueden usar junto con la crema hidratante facial, para ello se pondrá una cantidad como de una avellana junto con la crema y se esparcirá por todo el rostro. Otra función para los aceites esenciales es el uso en el cabello, para aportar un extra de hidratación, para ello se aplicará antes del lavado y se dejará reposar un par de horas para posteriormente lavar el cabello con los productos convencionales.
  • Hidrolatos. Los hidrolatos son aguas en esencia, las cuales se obtienen al mismo tiempo que los aceites, pues ambos proceden de la destilación de la plata en cuestión, sólo que uno forma la parte aceitosa y el otro la acuosa del producto obtenido en la destilación. Los hidrolatos se pueden usar como tónico, el cual se aplicará antes de usar la crema facial junto con el aceite esencial para preparar la piel obteniendo un resultado óptimo y muy natural.

Esto son sólo dos ejemplos de los muchos productos naturales que puedes encontrar en el mercado, además este tipo de productos naturales presentan determinadas ventajas frente a los productos convencionales, ya que al ser naturales y no tener un exceso de aditivos ni componentes químicos estaremos evitando en gran medida posibles reacciones alérgicas así como la aparición con el tiempo de enfermedades evitables en la piel.

Para finalizar, cabe mencionar que las etiquetas de los productos de cosmética siempre llevan una etiqueta en la cual muestran sus ingredientes, para saber que no te están engañando con lo que te venden, debes saber que los ingredientes se ponen en orden de presencia en el producto, es decir, el primer compuesto es el mayoritario y el último el que menos cantidad hay en él, por lo tanto, sabiendo esto es fácil saber si una crema a base de aloe vera realmente contiene o no este compuesto fijándose en la lista de ingredientes.