La pérdida de una pieza dental es uno de los casos más comunes en los consultorios odontológicos, su ocurrencia generalmente se asocia a algún accidente, periodontitis, caries mal tratadas o algún tratamiento mal realizado. Perder un diente, más allá del daño estético que produce genera una sobrecarga de función para el resto de las piezas bucales, lo cual contribuye a aumentar el  desgaste y la desaparición de masa ósea.

Afortunadamente, en la actualidad esto ha dejado de ser un problema, ya que los especialistas cuentan con novedosas herramientas y tratamientos, como la colocación de implantes dentales Madrid, para resolver de forma efectiva y satisfactoria la situación.

El implante dental, la técnica más utilizada para completar la sonrisa

Colocar un implante dental puede convertirse en la mejor solución a la hora de devolver a la sonrisa una pieza perdida, pues el tratamiento consiste en sustituir o recuperar con una raíz artificial una pieza dental. La técnica es la más recomendada, debido a la durabilidad y resistencia que aporta el material con el que se fabrican estos implantes.

El éxito del procedimiento radica en que cada pieza es diseñada para satisfacer las necesidades particulares de cada paciente, por lo que, la pieza final es una elemento completamente personalizado. El diseño del diente hecho en función de la estructura de la mandíbula de cada paciente, permite garantizar la correcta adaptación del implante y con ello la completa recuperación del equilibrio mandibular.  

El procedimiento suele ser aplicado por un dentista implantólogo o incluso por un cirujano maxilofacial, que se encargan de ubicar en el espacio generado por la pérdida del diente, el propio implante. La pieza que se adapta al hueso, constituye una raíz artificial en forma de tornillo, fabricado en titanio, que sirve de base para insertar el diente sustituto. La estructura del implante permite que su fijación sea permanente, por lo que, su uso ofrece una mayor seguridad al paciente en el momento de realizar la mordida.  

Tipos de implantes dentales

Se identifican dos tipos, los subperiósticos (yuxtaóseos) y los endoóseos. Los subperiósticos (yuxtaóseos), requieren la colocación de un marco de metal en la mandíbula, exactamente por debajo de las encías, su aplicación es indicada en personas que poseen una estructura ósea incompatible con los implantes. Los implantes endoóseos, se colocan de forma quirúrgica por un especialista, quien ubica en el hueso de la mandíbula un tornillo sobre el que se instala el diente directamente.  

Los implantes endoóseos, son los más demandados hoy en día, debido a los excelentes resultados que brindan al paciente, ya que además de ofrecer una solución efectiva ante la pérdida de un diente, ofrecen comodidad, seguridad y naturalidad.  

Qué pacientes son aptos para realizar la sustitución con implantes dentales

Generalmente, la mayoría de los pacientes son aptos para aplicar las nuevas técnicas en implantología, sin embargo para asegurar la compatibilidad del procedimiento, de manera previa a la colocación, el especialista realiza un estudio óseo con el que evaluar las condiciones del hueso que servirá de base para el tornillo.

El estudio óseo, consiste en la ejecución de una serie de procedimientos radiológicos, que tienen como objetivo, conocer el estado de la estructura interna del hueso de la mandíbula, de los resultados dependerá la aplicación o no del procedimiento. Sin embargo, casi nunca existen problemas para realizar la colocación del implante.  

Qué ventajas ofrece utilizar implantes dentales

Utilizar implantes dentales, representa para el paciente un sinfín de beneficios tanto de salud como estéticos. Una de las mayores ventajas que aporta el uso de los implantes, es que los pacientes recuperan por completo su salud bucal, ya que la pieza devuelve el equilibrio perdido, elimina el dolor,  evita la pérdida de hueso y la presencia de deformaciones en la boca, convirtiéndolos así en la mejor opción.   

Los implantes, además de solventar de forma permanente la pérdida de una pieza dental, permiten al paciente proteger el resto de sus dientes, ya que no implican el uso de técnicas invasivas que afecten la integridad de los dientes colindantes. Igualmente, cuando la caída del diente se debe a caries mal curadas o endodoncias mal ejecutadas, la aplicación de este tratamiento permite resolver los problemas de raíz, porque antes de colocar la prótesis es necesario limpiar por completo el área para garantizar una correcta adaptación.

Asimismo, al utilizar implantes dentales los pacientes recuperan su seguridad, ya que sus dientes lucen al cien por cien de forma natural y no existen riesgos de caídas o desajustes. De igual forma, al ser piezas diseñadas en estricto equilibrio con la estructura de la mandíbula del paciente, los implantes se integran perfectamente al resto de la boca, por lo que, la persona puede hacer su vida con total normalidad.

De esta manera, los implantes dentales se convierten en una excelente opción, para resolver efectivamente problemas dentales que afectan física y emocionalmente al paciente.