En la actualidad, para toda empresa es vital contar con un adecuado entorno informático, pero combinar esto con algunos de los más interesantes modelos de negocio puede resultar difícil a menos que se recurra a soluciones expertas

Alternativa cada vez más popular debido a sus muchas ventajas

Son muchas las razones por las que hoy en día un emprendedor (o un empresario bien establecido que no ha perdido el buen ojo) se decide por un modelo de empresa que prescinda de la oficina central física y en su lugar opere por medio de sucursales o miembros independientes repartidos a lo largo y ancho de un territorio muy amplio.

No tener que mantener unas oficinas centrales supone también librarse de la carga de realizar el mantenimiento informático de unos servidores propios, pudiendo alojar los entornos digitales utilizados por la empresa en centros de procesado de datos pertenecientes a terceros, lo que además brinda un acceso muy económico a excelentes medios de seguridad como los firewalls Fortinet y permite beneficiarse de la puntera tecnología de los escritorios virtuales, con sus muchas ventajas y comodidades.

Este enfoque nace de la creciente tendencia al aprovechamiento de soluciones de Outsourcing IT, una forma de subcontratación y delegación de tareas en empresas externas que aligera notablemente la carga de la gestión interna al tiempo que facilita el acceso a avanzadas funcionalidades a un precio mucho más asequible.

Importancia de la experiencia y de un buen mantenimiento

Pero para dar este acertado salto es muy importante contar con la orientación de una empresa externa que cuente con experiencia en la organización y gestión de esta clase de modelos empresariales, para que nos oriente acerca de las mejores herramientas a utilizar y las formas más eficientes de establecer nuestra empresa.

Aunque, por supuesto, su papel no acaba aquí. A sus inestimables consejos se suman los recursos punteros que pueden poner a disposición de la empresa contratante, el acceso de esta a una parcela determinada de sus servidores (que podrá ser ampliada o reducida en función de las necesidades del cliente), y un mantenimiento informático que garantice el excelente funcionamiento de la estructura digital en que la empresa descentralizada se apoya.

Esto es de importancia crítica, puesto que la empresa contratante estará depositando su plena confianza en las herramientas, recursos y técnicos especializados de dicho servicio externo. Por lo tanto, es vital para el empresario escoger sabiamente a qué empresa contratará. Si elige mal, no tardará en arrepentirse, pero si lo hace bien, pronto verá que esta nueva forma de operar es magnífica, con unos niveles de seguridad, calidad y operatividad que sería muy difícil implementar en una empresa centralizada que no delegase en compañías especialistas.

Resumen acerca de la naturaleza de los escritorios virtuales

Uno de los aspectos fundamentales de este modelo de empresa es el uso de escritorios virtuales, entornos de trabajo en la nube que son alejados en centros de procesamiento de datos ajenos a la empresa contratante, de tal manera que los integrantes de esta pueden acceder a dichos entornos desde cualquier lugar, con total facilidad y control sobre las parcelas contratadas, sin que la empresa deba hacerse cargo del molesto y sobre todo costoso mantenimiento de unos servidores propios, los cuales requerirían de unas oficinas centrales para albergarlos y de una inversión cuantiosa en adecuación, mantenimiento y seguridad.

Pagando menos de lo que sería necesario desembolsar en ese caso, el outsourcing proporciona la máxima excelencia en todos esos aspectos. Es por ello que no tenemos duda alguna de que, cuando se establece una empresa descentralizada de la mano de especialistas en este campo, tal decisión sólo puede ser un rotundo acierto.