A decir verdad, esto era algo que se veía venir. Y es que si tenemos en cuenta que uno de los pilares fundamentales alrededor del cual quería hacer girar su política ciudadanos, era la regeneración política y la desaparición por completo de la corrupción, no tenían más remedio que hacer que Cristina Cifuentes se cayera con todo el peso de lo que está pasando en la Comunidad de Madrid. Y eso que cuando se le acusó de posible trato de favor a Villar Mir, Ciudadanos le dio el beneficio de la duda hasta saber qué era lo que decían los informes que se habían solicitado.

Ciudadanos dice que se ha terminado el cortijo

Con estas palabras es como se ha dirigido Ignacio Aguado a la presidenta de la capital de España. Y es que la ha acusado no solo de tener tratos de favor con algunas personas de su confianza sino de utilizar los recursos públicos en su propio beneficio. No en vano se sabe que Cristina Cifuentes ha pedido un informe a la Comunidad de Madrid cuando son unos recursos que no se pueden utilizar para un beneficio propio sino para los ciudadanos que residen en esa comunidad.

Por su parte, y como no podía ser de otro modo, la señora Cifuentes ha vuelto a reiterar que ella nunca ha hecho nada fuera de la legalidad vigente. Es más, ha comparado las declaraciones que se están llevando a cabo en el parlamento madrileño con el Tribunal de la Santa Inquisición ya que según ella no se está respetando la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario. De todos modos, sea como fuere, lo cierto es que el Partido Popular madrileño lo tiene muy mal si quiere seguir contando con un socio de gobierno que, no olvidemos, es el que le ha dado la posibilidad de gobernar.