A pesar de la presencia muy marcada de patinetes eléctricos en la ciudad de Madrid, el Ayuntamiento ha contemplado una regulación para el desplazamiento y uso de este medio de transporte, mediante una nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, que se calcule esté aprobado en el Pleno, a finales de septiembre.

El contenido del borrador que se encuentra todavía en periodo de valoración y  fundamentación, posiblemente presentará una modificación en cuanto a la obligación de solicitar previamente una autorización para la circulación de los patinetes eléctricos de alquiler.

Por lo tanto, las compañías  que presten este servicio en la capital española, como es el caso de Lime, requerirán el correspondiente permiso de la autoridad municipal.

Igualmente, estas compañías deberán contratar un seguro de responsabilidad civil por los daños o perjuicios al usuario, a terceros y al patrimonio municipal y se estarán bajo un régimen de controles de mantenimiento preventivo y correctivo.

El gobierno de Ahora Madrid se apoyará en la Instrucción 16/V-124 de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre vehículos de movilidad personal, que le otorga la potestad de habilitar carriles, autorizar, prohibir o limitar la circulación por aceras y zonas peatonales.

El Ayuntamiento de Madrid regulará la circulación de patinetes eléctricos

En este sentido, según la clasificación establecida, el uso de vehículos de tipo A, con un peso igual o inferior a los 25 kg, se les permitirán circular por ciclocalles, calzadas de zonas residenciales, carriles y pistas de bici, sin exceder la velocidad de los 20 Km/h.

Los de tipo B, con un peso menor o igual a 50 Kg, como los de Lime, además de utilizar las misma vías de las de tipo A, se les permitirá circular por las calles Zona 30, que tendrán una adecuada señalización. Será obligatorio que este tipo de transporte tenga luces, timbre y partes reflectantes. Queda prohibido el uso de auriculares.

En los parques públicos, los patinetes eléctricos circularán por donde estén permitidas las bicicletas, no podrán desplazarse por las aceras ni por el carril del autobús y cumplirán el mismo horario permitido para estas. En las vías compartidas con los peatones, su velocidad no excederá de los 5 km/h.

La edad mínima establecida para utilizar este medio de transporte es de 15 años, para esta edad en particular, se deberá hacer uso obligatorio del casco. En caso de circular en grupos, éstos no podrán exceder de ocho personas.

Con respecto a rutas o itinerarios turísticos, adicionalmente podrá acompañarlos un guía con previo permiso de la autoridad municipal. La zona de aparcamiento de los patinetes eléctricos, será parecida al de las bicicletas.

Para el uso de patines y patinetes sin motor, estará limitado a carriles, aceras o pistas de bici, sendas, ciclocalles y por aceras o áreas peatonales, a una velocidad ajustada al paso o caminar del peatón.