Coches y motos pertenecientes que conducen los agentes de movilidad del Ayuntamiento de Carmena circulan sin portar la pegatina,  pese a que hay una ordenanza de por medio y de que la ley entre por casa.

Esta situación ha sido señalada por el CSIT, donde se pone en manifiesto que el propio Ayuntamiento hace caso omiso de sus ordenanzas, cuando este elemento que es fundamental y reglamentario de la DGT se encuentra ausente de la flota.

No es posible que se pretenda aplicar multas a los conductores que no lleven la pegatina cuando los agentes que deberían ser los primeros en dar el ejemplo no llevan el distintivo reglamentario en ninguno de los vehículos de trabajo.

Resulta incongruente e injusto que los agentes se vean en la obligación de denunciar y sancionar a los conductores, lo cual establece el Ayuntamiento, cuando ellos mismos están incumpliendo puesto que la totalidad de la flota carece de la pegatina, lo cual han reconocido desde el  Consistorio.

Específicamente Rita Maestre ha admitido que lo que denuncian tanto los de CSIT como los agentes de movilidad es real, aunque acota que no es la totalidad de la flota sino algunas unidades de 2 y 4 ruedas.

Cabe destacar que la pegatina medioambiental de la Dirección General de Tráfico es de uso obligatorio desde el pasado miércoles y a todas las unidades a las que aún le falta, les serán colocadas en los próximos días tal como lo aseguro la portavoz del ayuntamiento mientras declaraba a los medios. Señalo que algunas unidades ya la poseen y que son pocas las que no.

Por su parte y desde el CSIT apuntan a que en el Ayuntamiento hay mayor interés en hacer las recaudaciones e implementar las multas y de gastar grandes sumas de dinero en equipos de alta tecnología y cámaras cuya utilidad está en entredicho, pero muy poco afán de invertir en los distintivos que deben portar sus propios vehículos con lo cual se colocan en desobediencia frente a su ordenanza.

La sanción para los conductores que la incumplan es de 15 euros, la misma consiste en portar la pegatina en lugar visible y aplica para toda clase de vehículos, a excepción de los más antiguos y que generan alta contaminación.

Por medio de este distintivo se puede saber cuan contaminante es un vehículo puesto que hay desde los cero emisiones tales como los eléctricos, pasando por los ECO, los C y los B que son a gasolina o diesel cuya clasificación va en función al año de matriculación.

Esta medida le funciona muy bien al Gobierno de Carmena, para contribuir con Madrid Central y con el Protocolo aplicado en episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno.