Durante una semana agitada (la cual inició con la destitución de Carlos Sánchez Mato) y para compensar, el Ayuntamiento de Madrid recibió dos buenas noticias; la 1ra, es que el Ministerio de Hacienda ha finalizado la tutela semanal a la cual estaban sometidas las cuentas municipales desde el 6 del pasado mes de noviembre, la cual fue impuesta al Consistorio por no cumplir con la regla de gasto sistemáticamente.

La 2da, es que el TSJM o Tribunal Superior de Justicia de Madrid, levantó las medidas cautelares impuestas a 275 millones de inversiones financieramente sostenibles, también llamadas IFS, las cuales paralizaron “un grupo de obras bastante sensibles para la ciudad”, según indicó Rita Maestre, vocera municipal.

Pero, no todo es color de rosa para el Gobierno municipal después de negarse a cumplir con la regla de gasto. El problema es que después de más de 30 días con ese crédito paralizado, Carmena cuenta con de 10 días para gastar 275 millones y comenzar las obras para las cuales se encontraba destinado dicho capital.

¿Qué pensaba realizar con esos 275 millones y qué harán durante la parte final de 2017?

De acuerdo a lo indicado por la portavoz municipal, “se reactivarán obras de gran importancia, como por ejemplo, el acondicionamiento necesario para habilitar todas las paradas de buses que hay en Madrid, el cual dispone de un presupuesto aproximado de 1,6 millones de euros”.

Igualmente y si da tiempo, se beneficiarán de las inversiones los ciclistas, ya que se piensa realizar “los itinerarios ciclistas para la fase dos de Moncloa, Arganzuela y Centro, al igual que los itinerarios ciclistas para la fase tres del camino de Vinateros”.

La portavoz indicó que ese capital se encontraba destinado para “acondicionar las zonas verdes alrededor del estadio de La Peineta y para el acondicionamiento de aceras y vías, el riego y las áreas verdes de distintos lugares de la ciudad”. Otra parte del dinero se encontraba dirigida a “la reparación no solo de cubiertas, sino de algunas otras infraestructuras de los inmuebles municipales y también de los colegios públicos y/o centros para adultos mayores”.

Según Maestre, consisten en “obras realmente requeridas que ahora se encuentran liberadas y por las cuales trabajarán inmediatamente para lograr terminarlas”.

La causa por la cual, por más de un mes ha sido imposible utilizar dicho dinero, se trata nuevamente del conflicto que tenían con el Ministerio de Hacienda, debido a la regla de gasto, la cual se solucionó el pasado lunes, momento en que Ahora Madrid consiguió sacar adelante un 4to Plan Económico Financiero o PEF en un Pleno extraordinario, gracias al apoyo del PP y a que no estaban presentes 6 de sus concejales.