Cuando los partidos políticos solo emiten puras demagogias sin poder cumplir sus promesas, la sociedad se cansa hasta llegar a un punto en que hacen el castigo más fuerte que una contienda puede recibir, el voto en contra. Durante mucho tiempo el PP y el PSOE se han repartido el poder sin generar soluciones para la población, algo parecido a lo que está sucediendo en Cataluña, que hay mucho desorden y no se sabe lo que sucederá en el futuro cercano.

Sin duda alguna que este es el motivo por el que le han dado el poder a Vox, que gracias al descontento de las personas por este bipartidismo es que ahora tiene la responsabilidad más grande de su vida.

Un ejemplo de esto es en poblaciones rurales que históricamente siempre le han dado su apoyo a los partidos más tradicionales, como el Colmenar del Arroyo, Ocaña, el Casar y muchos otros que quieren un futuro mejor. Preguntándole a muchos votantes han manifestado que están hartos de las políticas de ambos que solo ayudan a los inmigrantes dándoles una serie de dádivas y para los ciudadanos locales no les da ningún impulso para crecer.

Los resultados son más que contundentes, en el que más del 33% de las localidades han hecho ganador a Vox y lo que más llamó la atención es que estos territorios eran bastión de Psoe o PP. Las cosas han cambiado drásticamente pero según las personas era necesario.

El partido de Abascal se ha ganado el corazón de la gente gracias a su amor a España, patriotismo y sinceridad ante todo, siendo muy claro con los inmigrantes, que a su juicio muchos viven gratis y siempre están a la espera de nuevas ayudas del gobierno central.

Otra de la clave es que su discurso ha sido de unión ante todo, independientemente que seamos de izquierda o de derecha, ya que esto en realidad no es lo importante. Lo que sí es relevante es establecer estrategias para salir adelante con políticas de inclusión.

En muchas regiones donde hay grandes niveles de empleo por las fincas y fábricas se encuentran la mayoría de inmigrantes, donde pueden ocupar hasta el 20% de la población total. En estos casos algunos se han ido por Vox, aunque muchos aún siguen anclados con las ayudas y dádivas del bipartidismo que tanto daño le ha hecho a España.

Solo queda esperar qué es lo que puede suceder en los próximos meses una vez conocidos los resultados electorales. Sin duda alguna que estas eran las contiendas más importantes en mucho tiempo para el país. Hay mucho trabajo por hacer y la gente está cansada de tanta politiquería. Es hora de generar progreso y bienestar para todos.