Para los amantes de la justicia ya hay una buena noticia. Después de dos años del hecho, apenas está comenzando el juicio para determinar si el ciudadano José Luis Luna fue el autor de la muerte de un joven en el año 2017 en las playas de Arealonga. Su abogada lo estuvo preparando bien, pues en todo el juicio señaló que no tenía ningún  recuerdo de lo que había sucedido y  que luego de haber bebido tanto alcohol se tomó unos ansiolíticos.

Sin embargo y dentro del público estaban muchos compañeros del joven que se mostraron anonadados ante su declaración.

El Ministerio Público presente

Como lo dicta la ley, un fiscal del Ministerio Público estuvo presente durante el juicio.  A su parecer el hombre le disparó a quemarropa y trató de asesinar a uno de sus compañeros que acudió en su ayuda, sin embargo y por milímetros la bala falló, según el profesional del derecho.

De ser esto cierto no tendría por qué sorprendernos, puesto que José Luis Luna tiene un amplio historial delictivo que se remonta a muchos años atrás. Sin embargo es una gran lástima que inocentes paguen de esta manera. Lo peor de todo es que cuando se vio acorralado por los agentes de policía sacó su arma e intentó defenderse de ellos, poniendo en riesgo a muchas personas que estaban alrededor. Afortunadamente los funcionarios fueron más inteligentes que él y lo fueron rodeando paulatinamente, junto con una serie de palabras que lo seducieron.

La mayor condena

El mencionado fiscal pide una condena de 42 años para el presunto autor del hecho, esto sería tanto por el asesinato como por varios delitos que tiene acumulado en su historial.  De ser así pasaría el resto de su vida tras las rejas.

¿Qué dice la defensa?

La abogada defensora señala que ese preciso día Jose Luis presentaba un cuadro de intoxicación y de abstinencia debido a toda la droga que había consumido, especialmente heroína. A pesar de esto todo el jurado rechazó este argumento, así que parece ser que es cuestión de tiempo para que se dé un veredicto final.

Mientras transcurre todo el presunto autor se encuentra en una cárcel provisional hasta que se emita el último juicio. Todo parece indicar que quedará preso y además tendrá que pagar algunas indemnizaciones por su lamentable hecho. Todos esto casos son lamentables y debemos repudiarlos. Ya es hora que la inseguridad deje de hacer estragos en la población que lo único que hace es trabajar, estudiar y divertirse.

Teniendo en cuenta que ya tenía antecedentes penales es necesario hacer más rigurosos los procesos judiciales para que estos individuos no estén por las calles y vayan adonde lo merecen, la cárcel.