Cada vez hay más mujeres que deciden aumentar el tamaño de su pecho por razones más allá de la estética

El aumento de pecho sigue siendo una de las operaciones de cirugía estética por excelencia y cada vez son más el número de mujeres que deciden someterse a este tipo de operación para conseguir resultados que van más allá de lo puramente estético. Ya sea por la falta de volumen o de desarrollo de la mama, por la pérdida de volumen después de un embarazo y de la lactancia o por malformaciones o caídas de los pechos, la cirugía estética se presenta como una de las mejores soluciones para muchas mujeres.

¿En qué consiste una mamoplastia de aumento?

Básicamente, se trata de una intervención que busca mejorar el volumen y la forma del pecho, manteniendo en todo momento una apariencia, una forma y un tacto de lo más natural gracias al alto nivel biotecnológico de los materiales utilizados en la operación. No es de extrañar por tanto que el aumento de pecho en Madrid y en muchas otras ciudades de España sea una realidad cada vez más demandada por las mujeres que no solo buscan reforzar su autoestima sino que quieren resultados de calidad, de la mano de cirujanos y clínicas de confianza. Y quizá sea esta búsqueda de profesionalidad la que explique el aumento del número de pacientes que elige Madrid como su opción para someterse a este tipo de operación, que, a pesar de que no tenga mayores riesgos que los propios de una intervención quirúrgica rutinaria, sí que necesitará de cierta preparación y de ciertas condiciones previas.

El aumento de mama en Madrid: qué necesita saber

Como ya hemos mencionado, son muchas las mujeres que deciden optar por realizarse un aumento de mama en Madrid, no obstante, muchas pacientes desconocen qué requisitos previos deben cumplir antes de realizarse un aumento de pecho o qué tipos de implantes pueden elegir.

Una de las primeras cosas que deberemos tener en cuenta será la edad de la paciente, ya que se considera que una mujer ha alcanzado su madurez corporal a los 16 años aproximadamente, por lo que una operación quirúrgica antes de esa edad suele estar desaconsejada en la gran mayoría de los casos. Además, antes de someterse a un aumento de mama en Madrid, la paciente tendrá que tener en cuenta que si desea quedarse embarazada en un plazo menor a dos años será muy recomendable que aplace la operación; de lo contrario, la cicatrización interna se podría ver afectada y, por tanto, el resultado final de la cirugía podría no ser el que esperamos.

Otra de las cuestiones que deberemos considerar es el peso de la paciente, ya que de nuevo está desaconsejado este tipo de operaciones en aquellas mujeres que han perdido mucho peso en los últimos meses. No obstante, pasados seis meses (un tiempo más que adecuado para conseguir una estabilización en el peso que nos dé la seguridad de que no va a haber más cambios en el mismo ni en la piel) la mujer podrá someterse sin problema al aumento de mama en Madrid. Y de la misma manera ocurre con las mujeres que han tenido un hijo: pasados seis meses de la lactancia, no habrá ningún problema en operarse y conseguir un resultado perfecto.

Tipos de implante, operación y postoperatorio

Siguiendo con el aumento de mama en Madrid, las mujeres que deseen someterse a este tipo de intervención podrán elegir entre varios tipos de implantes, que serán más o menos adecuados en función de cada cuerpo y que podremos elegir gracias al consejo de un buen cirujano. Estos implantes pueden ser subglandular (entre la glándula y la fascia), subfascial (entre la fascia y el pectoral mayor), submuscular (debajo del pectoral mayor) y en plano dual para los pechos caídos.

En cuanto a la operación en sí, se trata de una intervención con una duración de unas 2 o 3 horas, con anestesia local y que normalmente requiere pasar un día en la clínica antes de obtener el alta para, pasadas dos o tres semanas, poder quitar los puntos. Además, durante el primer mes después de la operación, la paciente tendrá que usar un sujetador deportivo sin aro y en una semana tras la operación podrá reincorporarse a su trabajo. No obstante, en el caso de mujeres cuyo trabajo tenga un componente físico, la reincorporación será pasadas al menos dos semanas.  

Finalmente, tras una operación así, deberán pasar tres meses antes de poder darse un masaje en el pecho y las mujeres que disfruten haciendo deporte tendrán que tener en cuenta una última cosa después de operarse: deberán esperar al menos un mes para retomar sus actividades físicas con normalidad. Cuestiones todas ellas que sin duda le recordará su cirujano.