Desde hace ya algunos años, el sector del supermercado se está convirtiendo en motivo de lucha encarnizada. Son muchas las cadenas las que quieren hacerse con él pero al mismo tiempo son muchos los competidores. Sin embargo, si hay una firma que está haciendo las cosas realmente bien, esa es la cadena LIDL. Y es que, como ahora veremos, la marca alemana ha obtenido este pasado año 2016 un beneficio de más de 100 millones de euros resultado de su estrategia de expansión en la cual una parte muy importante se la lleva España.

Aumento de beneficios y de facturación

Lejos de pensar que su beneficio se debe a algunas acciones que poco tienen que ver con las ventas, lo cierto es que la cadena alemana ha facturado un 12,6% más que el año pasado llegando a los 3.049 millones de euros en ventas. Unos resultados que los analistas no consideran como extraordinarios ya que en el año 2015 habían logrado triplicar sus beneficios.

Más empleados y un trato cercano al cliente

Estos son los dos pilares básicos que han llevado a LIDL a estar entre las cadenas más laureadas. Por un lado la inversión que se ha hecho en personal es muy importante. Hay que destacar que de un tiempo a esta parte están contratando un personal altamente cualificado. Además, a ese personal se le está formando de manera continua de modo que pueda responder a las exigencias de los clientes.

Si a esto le sumamos el hecho de que de manera progresiva la visión de LIDL en España se está adaptando a un estilo de vida algo más latino, se tienen los ingredientes perfectos para los resultados que han obtenido. Una estrategia que continuará en los próximos años ya que el objetivo es situarse a la cabeza dentro del sector por encima de los grandes como pueda ser el caso de Mercadona.