El Gobierno central sigue dando de qué hablar en materia económica, novedades que aparentemente no muestran un camino de crecimiento, sino más bien de incertidumbre.

Hace poco se supo de los datos arrojados por el INE sobre la llegada de turistas extranjeros durante el mes de julio, registró una bajada de cinco puntos, el mayor declive presentado en los últimos siete años, así mismo, el paro registrado en agosto de 47.047 personas que a su vez se traduce en una reducción de la afiliación a la Seguridad Social, han sido los protagonistas de una temporada un tanto gris.

La disminución de la llegada de turistas y el aumento de parados por la reducción del empleo, saca a relucir la necesidad de un sistema económico fiable. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), advirtió que es preciso registrar cuál será el desarrollo de la actividad económica en los próximos meses, para poder llegar a una conclusión.

Ante esta situación, la Confederación recomienda al Gobierno garantizar un modelo que contribuya a la estabilidad económica, social, política e institucional, y asegure las inversiones y fomente la creación de puestos de trabajo. Es preciso efectuar las reformas que sean necesarias, basadas en la consulta, el diálogo y acuerdo mutuo, y poner en marcha medidas que favorezcan la competitividad empresarial.

caida de las empresas y sector turismo

En el mismo orden de ideas, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), estimó de manera urgente acometer las reformas pendientes y evitar crear más ruido e incertidumbre con el anuncio de aumentos en el sistema impositivo que buscan castigar las actividades productivas.

Según la información dada a conocer por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el número total de desempleados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SEPE), alcanzó la cifra de 3.182.068 de personas el día 31 de agosto de este año. Cataluña y Andalucía encabezan la lista.

En cuanto a la afiliación media a la Seguridad Social registrada en el mes de agosto, se alcanzaron los  18.839.814  ocupados, dándose de baja 202.996 personas con respecto a julio, principalmente por causas de la desaceleración económica y la caída del sector turismo.

La confederación Sindical de Comisiones Obreras (CCOO) y el Sindicato Unión General de Trabajadores (UGT), han lamentado la situación. Según CCOO, tales cifras demuestran que el territorio español se afianza en la alternancia y la falta de estabilidad del mercado laboral. De la misma manera, UGT ha afirmado que la calidad del empleo continúa empeorando desde que comenzó la crisis.

Por su parte, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha argumentado que el creciente desempleo seguirá siendo una mala noticia, no obstante, no se puede llegar a conclusiones adelantadas por cifras que considera aisladas. A pesar de que en su discurso ofrece un mensaje alentador, el sector empresarial no está muy convencido.