El juego es algo inherente a la idiosincrasia típica de los españoles. La lotería más habitual hunde sus raíces en el siglo XVIII, y a principios de la democracia los casinos fueron legalizados en nuestro país. Fue en el año 2011 cuando se creó la primera normativa que incluía a los juegos que se practican a través de Internet. Pero ha sido en noviembre de 2020 cuando se ha propuesto un Real Decreto Ley que va a entrar en vigor durante 2021. El objetivo tiene un horizonte muy claro, tratar de impedir el acceso a los más jóvenes este tipo de juegos y limitar la emisión de publicidad sobre casinos y casas de apuestas.

La polémica está servida, ya que hay diferencias encontradas entre el Ministerio de Consumo, el gobierno y los operadores de juego. Las restricciones que se van a aplicar ponen en una situación bastante complicada a las empresas de juego online. Algo que has puesto en pie de guerra a estas plataformas, ya que ven como van a encontrarse en una posición de desventaja con respecto al resto de juegos de azar, como los que son propiedad del Estado.

Restricciones severas en materia publicitaria

Se puede decir que la franja horaria de madrugada es la más tranquila para publicitarse, obviamente es también la que tiene menos espectadores. Esta es la que se reserva para las empresas de casinos online y casas de apuestas, que solamente podrán anunciarse entre la 1:00 y las 5:00 de la madrugada. Fuera de este horario ya nos veremos publicidad de este tipo, tampoco en las camisetas de los equipos deportivos, ni en redes sociales y en cualquiera de las plataformas de video existentes. Con ello, se va a poner coto a la publicidad, o al menos, a la manera en la que ésta se produce.

Los planes del ministerio liderado por Alberto Garzón, pretende así evitar que los más jóvenes tengan contacto con las plataformas de juego mediante sus dispositivos móviles u ordenadores.

De esta misma manera, la publicidad de casinos online y de casas de apuesta queda totalmente restringida en las redes sociales en las que ellos se encuentran, tales como TikTok, Snapchat o Instagram. Y es que preocupa mucho la problemática del juego en los menores de edad, que todavía no poseen la capacidad suficiente de tener un control sobre sus acciones.

Control del juego, la clave para disfrutar

Son las propias plataformas de juego las que tienen una estricta regulación en cuanto al acceso, siendo especialmente duras con el tema de los menores de edad. Ellas sí que han hecho los deberes en este sentido, ya que realizan un duro proceso de verificación con el cual tratan de impedir por todos los medios que personas que no tienen edad para jugar accedan a ruleta en vivo o a partidas de póker. Educar en este sentido es un aspecto clave para conseguir que los menores de edad no se acerquen al juego.

Una de las quejas más patentes de los empresarios del sector del juego viene de la mano de aquellos juegos que son propiedad del Estado. Por poner solo un ejemplo, refieren a que la Lotería de Navidad es ampliamente publicitada y tiene hasta cobertura televisiva, cuando no deja de ser un juego de azar que también puede suponer un problema. Lamentan que no se esté midiendo por el mismo rasero a este tipo de juegos y sí a los casinos online.

Misma forma, esta regulación normativa permitirá al Estado recaudar más dinero gracias al juego. Actualmente, y siempre según criterio de la administración pública, los impuestos que pagaban este tipo de plataformas no se adecuaban a nivel de ingresos que generan. Por esa razón estos operadores, que en muchos casos tienen licencia de juego de otro país extracomunitario, deberán actualizar sus cuentas con la agencia tributaria española, y así pagar más impuestos. Igualmente, las comunidades autónomas deberán rendir tributo actualizado al estado central sobre los impuestos que recaudan en sus territorios a las empresas de juego online.

Quizás uno de los aspectos más polémicos de esta nueva normativa es la eliminación para nuevos jugadores de los bonos de bienvenida y promociones especiales. A partir de ahora, quedarán totalmente prohibidos y para poder acceder a ellos se deberá tener una antigüedad mínima de 30 días y que el perfil de jugador haya quedado totalmente verificado. Los bonos siempre ha sido un aliciente muy grande a la hora de jugar, ya que han permitido probar las características de una plataforma sin tener que invertir dinero real. En caso de perder la partida o la apuesta, si se había hecho un pago electrónico, este era retornado.

No cabe duda de que vienen nuevos tiempos no cabe duda de que vienen nuevos tiempos para las plataformas de juego online y que no queda otra que adaptarse para poder sobrevivir. Se abre un periodo de incertidumbre que demostrará quiénes son los fuertes del sector.