En la primera sentencia de un caso de bebés robados en el país, la sección séptima de la Audiencia de Madrid encuentra culpable del robo de un bebé al ex ginecólogo octogenario Eduardo Vela, pero lo ha absuelto de los delitos que se le atribuían de detención ilegal, suposición de parto y falsedad documental, porque ya habían prescritos.

La parte acusadora, Inés Madrigal, nació en la Clínica San Ramón de Madrid en 1969. Durante todo el juicio, la fiscalía sostuvo la petición de 11 años de cárcel para el procesado, y que la prescripción del delito invocada por la defensa de Vela no era pertinente, ya que la conducta ilícita de éste, no habría terminado.

La fiscal consideró que Vela sustrajo a Madrigal de su madre biológica, y la entregó a una mujer estéril a quien hizo simular un embarazo poniéndola una barriga falsa.

El tribunal ha apreciado que la fecha de prescripción tuvo lugar cuando la denunciante cumplió la mayoría de edad, en 1987.

Según la ley, el plazo de prescripción para el delito más grave, la detención ilegal, es de 10 años, por lo tanto, cuando presentó la denuncia en abril del 2012, ya era mayor de edad y el delito había prescrito.

Madrigal comenzó a sospechar que no era la verdadera hija de sus supuestos padres en 2010, cuando su madre adoptiva, quien murió tres años después, reveló los detalles de lo ocurrido en la clínica. Ahora sigue buscando a sus padres biológicos, pero no sabe quiénes son porque los historiales clínicos desaparecieron.

Tribunal español absuelve a médico que robó bebés

Aparte del acusado, otras seis personas testificaron, incluido un periodista de la estación de televisión pública francesa France 2, que usó una cámara oculta para grabar al médico. En el vídeo, se reconoce a Vela regalando a Madrigal a su madre adoptiva.

En su declaración previa el 26 de junio, el doctor aseguró que no recordaba los detalles de cómo funcionaba la clínica, tampoco si se hacían adopciones ilegales, ni quién era el encargado de llenar los libros del registro de nacimientos.

Madrigal, ahora con 49 años, dijo que el veredicto de la corte provincial la dejaba con un sabor «agridulce», y, anunció que consideraría la apelación. La resolución no es firme y cabe interponer recurso ante la sala segunda del Tribunal al Supremo.

Este sería el primer caso en España que llegó a la etapa de prueba. Hay miles de casos sospechosos de recién nacidos robados a sus madres durante la dictadura de Francisco Franco, que se reanudó décadas después del estallido del escándalo.

España emprendió investigaciones de los casos de robos de bebés hace unos 10 años, cuando el magistrado del Tribunal Nacional, Baltasar Garzón, abrió una investigación sobre los más de 30.000 niños que estuvieron bajo el cuidado del régimen.