El Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento reconoció haber cometido un error al enviar cartas a 8.800 de 132.000 menores de 16 años, con un código de identificación personal que los autorizaba hacer cualquier diligencia relacionada con el acceso en vehículo privado a Madrid Central.

Al observar el fallo, se remitieron nuevas comunicaciones a todos los interesados anulando dichos códigos. Además asegura el Consistorio que los pases no se usaron porque fue el día 14 de enero cuando se comenzaron a gestionar los permisos.

La alcaldesa Manuela Carmena se mostró sorprendida por la información que apareció en los medios de comunicación, ya que esta falta ocurrió hace más de un mes y en su momento se comunicó que ya había sido corregida.

En la carta dirigida a los vecinos empadronados del Distrito Centro queda claro que el código de identificación personal es para mayores de 16 años, a quienes se les conceden hasta 20 permisos mensuales para autorizar la entrada de coches que sean o no del mismo residente, como los de leasing, usufructo, renting, arrendamiento, retribución en especie, con matrícula extranjera o nuevas adquisiciones que todavía no aparecen en el registro de la DGT.

Como es de conocimiento público, en casi las 500 hectáreas del área de Madrid Central circunscritas al tráfico desde el 30 de noviembre, sus habitantes cuentan mensualmente con estos pases para que amigos o familiares con vehículos B y C, Cero Emisiones y Eco que no vivan en el distrito puedan entrar sin la etiqueta ambiental de la DGT; también prestadores de servicios y suministradores.

Los mismos valen por un día y tienen vigencia hasta el 31 de diciembre de 2019, debiendo ser autorizados en la web municipal por los vecinos.

Pymes y autónomos de Centro han cuestionado dichas autorizaciones de los residentes ya que desde que entró en vigor Madrid Central ellos únicamente tienen consentimiento para 10 matrículas mensuales a diferencia de las 20 con las que contaban cuando existían las Áreas de Prioridad Residencial (APR).

Los afectados manifiestan que el error denota fallas en el sistema. Por eso el Ayuntamiento capitalino debería revisar las operaciones para evitar negocios ilegales que se han venido denunciando, así como posponer las multas a aquellos coches que ingresan al área sin permiso alguno.

Las autoridades municipales aseguran que Madrid Central funciona bien y la ciudadanía madrileña ha tomado conciencia sobre el cumplimiento de la normativa que rige el proyecto de Manuela Carmena, el cual arrancó en noviembre pasado.

Madrid Central, es una zona en el centro de la capital que limita el acceso a vehículos privados tomando en cuenta sus etiquetas ambientales. Su fin es proteger la salud y el medio ambiente.