La vida no siempre premia al ser humano con momentos fáciles de llevar y de pura felicidad. Tarde o temprano acaban llegando las peores épocas, siendo un claro ejemplo de ellas el ingreso hospitalario durante un cierto período de tiempo. No solo si le toca a uno mismo es algo con lo que es difícil lidiar, sino también en caso de que la adversidad de salud le surja a un familiar.

Y es que los madrileños se caracterizan por querer darle siempre a su pariente toda la atención que requiere. Sin embargo, tanto las obligaciones del día a día como la imperiosa necesidad de descansar pueden dar pie a que acudir uno mismo al centro sanitario en el que está ingresado sea del todo inviable. ¿Y si se ocupa de ello un profesional?

Poco a poco más familias van llegando a esta conclusión. En Madrid han aumentado notablemente las contrataciones de un servicio que a día de hoy cuenta con una gran popularidad. Nos referimos al cuidado de enfermos. Seguidamente describiremos las cinco claves que le llevan a ser la primera elección de los habitantes de la capital que se preocupan por sus allegados hospitalizados.

Atendido en todo momento

Sea cual sea el motivo por el que un enfermo esté ingresado suelen surgir una serie de necesidades para las que sí o sí se precisa la ayuda de alguien. Debido a la importante cantidad de pacientes con los que tratan todos los hospitales, las enfermeras no pueden encargarse de todo.

Durante muchas décadas han sido los propios familiares del enfermo quienes se encargaron de ir haciendo turnos para permanecer siempre al lado del paciente al que tanto quieren. El objetivo era claro: lograr que el mismo estuviera atendido en todo momento. Sin embargo, con el paso del tiempo se extendió por Madrid un servicio que precisamente lograba tal resultado.

Efectivamente, con el cuidado de enfermos la atención que recibe el paciente es total. Ponte en situación: tu familiar se despierta a altas horas de la madrugada y requiere ir al baño, pero necesita ayuda para hacerlo. En ese instante el especialista realiza las labores oportunas con tal de satisfacer las necesidades del usuario.

Servicio siempre disponible

Brindar un servicio integral que esté disponible siempre que lo necesite el paciente sería inviable en caso de que los profesionales establecieran límites horarios. No es el caso de algunas empresas especializadas en el ámbito del cuidado de enfermos.

Así lo demuestran aquellas que cubren todos y cada uno de los días de la semana. Pero, ¿y las jornadas festivas? No solo trabajan, sino que adicionalmente el precio sigue siendo el mismo.

Por ende, tanto la disponibilidad del servicio como el factor económico se convierten en el segundo motivo de su auge. Aunque la lista de aspectos va más allá, adquiriendo también mucha trascendencia el tercero que analizaremos en Embajada Madrid.

Mucha experiencia trabajando en turnos de noche

Durante el día los familiares, dentro de lo posible, pueden irse turnando para estar al lado del paciente que se encuentra ingresado en el centro sanitario. Sin embargo, descansar adecuadamente por las noches es muy complicado, sobre todo si se debe permanecer atento ante el posible surgimiento de necesidades.

Por este motivo el turno de noche es uno de los más solicitados por los familiares madrileños. En dichas empresas lo saben, por lo que cuentan con personal cualificado que atesora una dilatada experiencia desempeñando sus labores a lo largo de la noche. Precisamente al haber mencionado este aspecto toca hablar de las tareas que desempeñan.

Realizan múltiples acciones

Entre las acciones que llevan a cabo los especialistas no puede ser pasada por alto la de prestar ayuda en caso de que el paciente, por unos u otros motivos, no pueda comer por sus propios medios. Alimentarse adecuadamente es esencial al permanecer en un hospital durante varios días y de ello se encarga el cuidador.

Aquí no terminan sus funciones. Y es que la lista de tareas es bastante amplia, abarcando desde la limpieza de flemas hasta el acompañamiento con tal de que no se produzca ningún peligro a la hora de acceder al lavabo de la habitación hospitalaria.

Elaboración de un importante informe

Tras la jornada del cuidador llega el momento en que los familiares hacen una especie de ‘relevo’. Pero, ¿cómo saber si el paciente ha estado bien? Son muchas las dudas que asaltan a los madrileños que tienen ingresado a un allegado, pero afortunadamente son resueltas gracias al informe que elabora el especialista en cuestión.

A las tareas mencionadas en el punto cuatro se añade la de crear un informe completo. Aspectos médicos como la tensión arterial –debidamente tomada por el personal de enfermería–, los ánimos con los que está el sujeto e incluso las horas durante las que duerme se anotan en un documento de gran importancia que también aporta tranquilidad y seguridad a los familiares.