El principio de una relación siempre es una luna de miel. No hace falta esforzarse, todo es bonito, no ves ningún defecto en la otra persona y quieres estar todo el tiempo con ella. Sin embargo, con el paso de los años, elementos como la rutina pueden jugar en tu contra, y para mantener el encanto de los primeros días será mejor conocer una serie de trucos.

palomas

Y es que las relaciones largas se tienen que cuidar, no basta con dejarse llevar. Así que, si quieres apostar por tu relación y que esta no se deteriore, puedes apuntar algunos consejos que harán que la magia que ha empezado a difuminarse vuelva a escena.

Innova en tu vida sexual con vibradores

Uno de los motivos más frecuentes por los que las parejas empiezan a perder interés recae en el tema del sexo. El cansancio, la rutina, los hijos… todo puede influir para ir dejando que la pasión quede en un segundo plano, y casi sin darte cuenta llevas meses sin tener esta intimidad con tu pareja. No descuidar tu vida sexual será un factor fundamental para mantener una relación sana.

Para reavivar la pasión de los primeros días, una buena idea es acudir a un sex shop. Hoy en día es más fácil que nunca, gracias a las tiendas online, donde puedes comprar desde vibradores hasta alargadores de pene. Solo tienes que echar una ojeada y elegir el juguete erótico que más te guste. Además, el hecho de escoger con tu pareja un juguete sexual ya puede poneros a tono.

Por otra parte, recuerda que en el sexo todo es probar, hoy en día puedes encontrar un sinfín de información que te ayudará a conocerte mejor en el plano sexual, y, con solo un poco de interés, puedes aprender cosas que no sabías y que mejoraran tu vida sexual, como las que puedes ver en este link.

Planea un viaje romántico

Ahora que estamos en verano, seguramente has planeado alguna escapada. Conseguir que tu viaje sea romántico te ayudará a recordar aquellos primeros días donde la pasión era irrefrenable. Recuerda lo que os gustaba antes e intenta recrearlo. Música, olores, lugares… todo puede ayudar a devolver la pasión a vuestra relación.

Otra buena idea para tu viaje es hacer algo que nunca habéis hecho. De este modo se descubren cosas juntos y se crean nuevos recuerdos, que darán ese punto de emoción que le falta a tu pareja. Y cuando hagas las maletas, no te olvides los juguetes sexuales.

Respetar el espacio del otro

Muchas personas se crean la obligación de estar pendientes del otro y se olvidan de sí mismos. Una pareja que quiere constantemente estar donde está la otra persona, puede hacer que la relación se deteriore. Y es que, conservar la individualidad y los hobbies propios es un factor importante para tener una relación de pareja sana. Está claro que hacer cosas juntos fortalecerá la relación, pero mantener un tiempo a la semana para trabajar tu propio espacio también le hará mucho bien a la pareja.

Si conseguimos darle la importancia que se merece al espacio propio podremos enriquecernos como personas, ya que estaremos cuidando nuestros intereses, nuestras amistades y en definitiva nos estaremos cuidando a nosotros mismos. Es importante ser feliz y cuidarte a ti mismo, para poder cuidar a otra persona.

Pasar momentos juntos

Del mismo modo que es importante pasar ratos separados, más fundamental será guardar un tiempo a la semana para hacer actividades juntos. No importa si es un deporte que os gusta a los dos, como si simplemente salís a pasear o a ver una película. El caso es que el tiempo juntos no puede limitarse a tareas típicas de compañeros de piso, o al final, es lo que terminaréis siendo.

El trabajo, los hijos, las obligaciones… hay muchas causas por las que no poder encontrar un rato para vosotros. Son cosas que pasan en el día a día, a veces sin darte cuenta, pero que deterioran enormemente la relación. Sabemos que hoy no hay tiempo para nada, pero si te planificas bien, podrás encontrar el rato para estar con tu pareja y mejorar tu relación. Lo importante es darse cuenta a tiempo.

Mejora la comunicación

Seguramente estás cansado de oír que hay muchos problemas por falta de comunicación, y es que hablar las cosas siempre es importante para poder dar a conocer al otro tus inquietudes y crear un ambiente más sano.

Esto no quiere decir que comiences a reprochar sin ton ni son a tu pareja, pero hacerle saber cómo te sientes en cada momento le ayudará a tomar decisiones que puedan beneficiar a ambos. No es necesario hablar cada cosa, pero si algo te afecta, debes hacérselo saber, antes de que sea demasiado tarde.