Gonzalo Pino, el secretario de acción sindical, ha expuesto que en la actualidad 10% de los trabajadores no puede hacer frente a los gastos relacionados a la alimentación, el cual supone un desembolso de 350 euros al mes.

De esta manera, el representante sindical ha dado inicio a su campaña, la cual presentó como “Ponte a 1.000 euros”, con la cual este busca dar cabida a la necesidad para promover el establecimiento de salarios “dignos”, de tal forma que el salario mínimo se ubique, por lo menos, en los 1000 euros.

En la actualidad, un trabajador con un salario frecuente, es decir, que no alcance los 1.000 euros, hará un desembolso del 37% de su sueldo para alimentos y bebidas no alcohólicas, un 16% para ropa y calzado y un 74% para vivienda, agua y consumo energético. Es decir, según UGT, un trabajador que no llegue a ser mileurista, no podrá hacer frente ni al 50% de los gastos.

Para Pino, la campaña es de suma importancia para la recuperación económica, la cual, deberá por excelencia estar acompañada de empleos de calidad, salarios dignos y es que fundamentalmente estas medidas deben beneficiar a los trabajadores, no solamente a los empresarios “que siguen creciendo y que ya están en situación pre-crisis”.

salarios bajos hasta para comprar comida

No queremos que sea una campaña más, que termina cuando pasan unos meses o cuando acaba el otoño”.

Pino asegura que la campaña es uno de los objetivos más importantes, razón por la cual es de vital importancia llegar a él. Principalmente, la idea consiste en plantear la propuesta tanto al gobierno como a la patronal en el próximo acuerdo por el empleo y la negociación colectiva.

En términos prácticos, el sindicalista asegura que trasladará al ejecutivo Mariano Rajoy la necesidad de antes de que culmine la legislatura del salario mínimo interprofesional, de tal manera que este se sitúe en los 1.000 euros y de que además este tenga en consideración la propuesta para el desarrollo de los próximos Presupuestos Generales del Estado. En este sentido, la organización sindical ha reiterado que los trabajadores han sufrido una intensa devaluación salarial.

Asegura que en 2009 y 2016, los salarios reales han caído 5.4 puntos porcentuales de media. Sin embargo, el sindicato, ha señalado que la devaluación del salario ha sido mucho más intensa ente aquellos que poseían menores salarios y empleos de “peor calidad”, puesto, que sus atribuciones son reducidas por más de un 20% entre el 2009 y 2015.

Entre tantas alternativas, los sindicalistas también proponen múltiples sistemas y opciones para lidiar con la economía, proponiendo inclusive cambios en el sistema económico y el crecimiento financiero.